Las descargas electrostáticas (ESD) pueden causar graves daños en los componentes electrónicos. Una tensión de pocos voltios basta para estropear o destruir completamente este tipo de piezas. Nuestros envases protectores ESD aportan una eficaz prevención de descargas electrónicas perjudiciales para sus componentes electrónicos.

Esta propiedad se consigue por un método muy simple: agregando aditivos especiales al plástico durante el proceso de producción de nuestros envases protectores ESD, para dotarlos de conductividad eléctrica. La conductividad de las soluciones de envasado ESD evita cargas y procesos de descarga repentinos, protegiendo así sus productos electrónicos. Así se liberará de tensiones dañinas.